Saltar al contenido
Niños Inteligentes

Niño habilidoso

Si tu hijo es de los que lanzan un balón y lo encestan a la primera o que aprenden un truco de magia y lo ejecutan perfectamente, entonces, tu hijo es un niño habilidoso.

Durante la infancia suele haber mucha diferencia en la habilidad entre los niños.  A la misma edad, el desarrollo físico y psicomotriz no es igual para todos ellos. En este sentido, podemos encontrar niños con una coordinación bastante más desarrollada que otros debido a factores genéticos, a una mayor estimulación temprana o a ambas cosas.

Por lo general, cuanto antes desarrolle el niño actividades de coordinación (juegos, deportes, etc.), mejor serán sus habilidades. Sin embargo, no siempre es así y en cualquier edad es bueno potenciar esta capacidad.

Un niño habilidoso no lo es solo en actividades deportivas (inteligencia kinestésica-corporal), también puede serlo en actividades artísticas e, incluso, en la resolución de problemas de tipo visual (inteligencia visual-espacial) o de tipo lógico, como puzzles, juegos de localización y ecuaciones matemáticas (inteligencia lógico-matemática).

El cerebelo es la parte del cerebro encargada de coordinar los movimientos del cuerpo. Sin embargo, también participa en muchas de las actividades que hacemos en el día a día, desde caminar hasta organizar una frase. Por eso, una buena coordinación motora puede conllevar una buena base para el pensamiento estructurado y lógico.

A pesar de estas ventajas, conviene equilibrar el desarrollo de un niño habilidoso con actividades más creativas e imaginativas. Esto le permitirá llegar a un nivel superior en sus capacidades, al combinar tanto la mente coordinada y lógica, como la mente abstracta y creadora.

Juegos para niños habilidosos

Pindaloo

Twister – Hasbro