Saltar al contenido
Niños Inteligentes

Niño pensativo

Si tu hijo desde edades tempranas te ha bombardeado con preguntas sobre la vida, la muerte, la justicia etc., tu hijo es un niño pensativo.

Los niños, igual que aprenden a andar de manera instintiva, también empiezan a pensar de manera natural. Los padres debemos motivar a nuestro hijo a seguir pensando y que lo haga de manera crítica. Actualmente los niños se enfrentan diariamente a una sobreinformación en todos los medios (TV, Internet, publicidad, etc.) lo que les lleva a recibir estímulos sin una respuesta clara y no siempre pueden activar una respuesta adecuada.

Los niños pensativos poseen, por tanto, una ventaja importante respecto al resto. Puede comprender mejor los problemas complejos y pueden dar una mejor respuesta a las situaciones derivadas (inteligencia lógico-matemática).

Un niño pensativo puede llegar a controlar muy bien sus emociones (inteligencia intrapersonal), lo cual será de gran ayuda en su etapa adulta. Para ello, los padres debemos hacer que entienda cómo funcionan las emociones. Saber identificarlas es el primer paso hacia la empatía que hace que el niño se entienda a sí mismo y a los demás. Con ello, conseguiremos que gane en confianza y seguridad.  En caso contrario, el niño pensativo puede llegar a ser introvertido y temeroso.

Los niños pensativos pueden llegar a ser mentes muy creativas y, por ello, debemos promover su curiosidad por las cosas. Deberemos aportarle estímulos y retos que le lleven a aprender y a divertirse. También pueden desarrollar habilidades lingüísticas debido a su pensamiento complejo y crítico (inteligencia lingüística).

Juegos para niños pensativos